Deficiencia de vitamina D: una epidemia ignorada

La deficiencia de vitamina D es un problema de salud mundial. Con todos los avances médicos del siglo, la deficiencia de vitamina D sigue siendo una epidemia. Más de mil millones de personas en todo el mundo tienen deficiencia o insuficiencia de vitamina D. (1) Sin embargo, ninguna organización internacional de la salud ni organismo gubernamental ha declarado una emergencia sanitaria para advertir al público sobre la necesidad urgente de alcanzar niveles sanguíneos suficientes de vitamina D.

La vitamina D, también descrita como "la vitamina del sol", es un esteroide con actividad similar a la de una hormona. Regula las funciones de más de 200 genes y es esencial para el crecimiento y el desarrollo. Hay dos formas de vitamina D. La vitamina D2 (ergocalciferol) y la vitamina D3 (colecalciferol).(2) El estado de la vitamina D depende de la producción de vitamina D 3 en la piel bajo la influencia de la radiación ultravioleta del sol y la ingesta de vitamina D a través de suplementos dietéticos o de vitamina D. Por lo general, del 50 al 90 % de la vitamina D se produce por la exposición de la piel al sol y el resto proviene de la dieta. La dieta natural, la mayoría del consumo humano, contiene poca vitamina D. Tradicionalmente, el sistema humano de vitamina D comienza en la piel, no en la boca. Sin embargo, fuentes importantes de vitamina D son la yema de huevo, el pescado graso, los productos lácteos fortificados y el hígado de res.(3)

La deficiencia de vitamina D3 puede provocar obesidad, diabetes, hipertensión, depresión, fibromialgia, síndrome de fatiga crónica, osteoporosis y enfermedades neurodegenerativas, incluida la enfermedad de Alzheimer. La deficiencia de vitamina D puede incluso contribuir al desarrollo de cánceres, especialmente cánceres de mama, próstata y colon. La investigación actual indica que la deficiencia de vitamina D juega un papel en la causa de diecisiete variedades de cánceres diferentes, así como enfermedades cardíacas, accidentes cerebrovasculares, enfermedades autoinmunes, defectos de nacimiento y enfermedad periodontal. (4) Se cree que la vitamina D3 juega un papel en el control del sistema inmunológico. (posiblemente reduciendo el riesgo de cáncer y enfermedades autoinmunes), aumentando la función neuromuscular y mejorando el estado de ánimo, protegiendo el cerebro contra químicos tóxicos y reduciendo potencialmente el dolor.(5)

La concentración sérica de 25-hidroxivitamina D [25 (OH) D] es el parámetro de elección para la evaluación del estado de vitamina D. Recientemente, muchos estudios han utilizado 30 ng/mL como valor de corte y la mayoría de los expertos ahora recomiendan que el nivel normal de 25-hidroxivitamina D (25OHD) sea ≥30 ng/mL. La insuficiencia de vitamina D se define cuando los niveles están entre 20-29 ng/mL y a niveles ≤20 ng/mL se considera que el paciente tiene deficiencia de vitamina D.(6)

La exposición al sol todos los días ayuda al cuerpo humano a fabricar la cantidad necesaria de vitamina D. Sin embargo, debido al temor de desarrollar cáncer de piel, la mayoría de las personas evitan la exposición al sol. Para prevenir la deficiencia de vitamina D, uno debe pasar de 15 a 20 minutos al día al sol con el 40% de la superficie de la piel expuesta. La alta concentración de melanina en la piel retarda la producción de vitamina D; De manera similar, el envejecimiento reduce en gran medida la producción de vitamina D en la piel. El uso de bloqueador solar, los vidrios comunes en las ventanas de las casas o los automóviles y la ropa bloquean eficazmente la radiación UVB, incluso en el verano. Las personas que trabajan en interiores, usan ropa amplia, usan bloqueador solar con regularidad, tienen piel oscura, son obesas, envejecidas o evitan conscientemente el sol, corren el riesgo de tener deficiencia de vitamina D.

A pesar de la abundancia de luz solar en el Medio Oriente que permite la síntesis de vitamina D durante todo el año, la región registra algunos de los niveles más bajos de vitamina D y las tasas más altas de hipovitaminosis D en todo el mundo. Este importante problema de salud pública afecta a las personas en todas las etapas de la vida, especialmente a las mujeres embarazadas, los recién nacidos, los lactantes, los niños y los ancianos. Además, aunque el raquitismo está casi erradicado de los países desarrollados, todavía se informa en varios países de Medio Oriente. Estas observaciones pueden explicarse por la exposición solar limitada debido a las prácticas culturales, el color de piel oscuro y el clima muy cálido en varios países del área del golfo, junto con la lactancia materna prolongada sin suplementos de vitamina D, actividades al aire libre limitadas, obesidad y falta de gobierno. regulación para la fortificación de los alimentos con vitamina D, en varios, si no en todos, los países.(7)

Un estudio realizado recientemente entre hombres jóvenes sanos que viven en la provincia oriental de Arabia Saudita reveló la prevalencia de la deficiencia de vitamina D entre el 28 % y el 37 %.(8) De manera similar, otros estudios realizados en Arabia Saudita en población de alto riesgo informaron que la vitamina D la deficiencia sea del 50% al 80%.(9)

Las estrategias a largo plazo para abordar este problema de deficiencia deben incluir la educación pública, las políticas nacionales de salud para la detección y prevención a través de la fortificación de alimentos y el tratamiento con suplementos de vitamina D. En conclusión, la deficiencia de vitamina D es una epidemia en todo el mundo, Arabia Saudita y muchos otros países soleados no son una excepción. Teniendo en cuenta las consecuencias de la deficiencia de vitamina D en la población saudí, este problema de salud debe abordarse con la debida atención y con medidas concretas.

Déjame tu comentario